DALE A CRISTO EL CONTROL DE TU VIDA Y SERÁS LIBRE

No permitan que el pecado controle la manera en que viven; no caigan ante los deseos pecaminosos... En cambio, entréguense completamente a Dios, porque antes estaban muertos pero ahora tienen una vida nueva. Así que usen todo su cuerpo como un instrumento para hacer lo que es correcto para la gloria de Dios” Romanos 6:12-13 NTV)
 
Cada día de tu vida, eres controlado por alguien o por algo. Puedes ser controlado por tu propio ego o por las expectativas de otras personas. Puedes estar siendo controlado por el temor, la culpa, el resentimiento o la amargura. Puede estar controlado por una sustancia o un hábito. Pero estás siendo controlado por algo, todos los días.
 
Tu libertad proviene del elegir lo que vas a permitir que te controle. Cuando eliges a Jesucristo para estar en control de tu vida, cuando eres controlado por el Maestro de maestros, puedes dominar todo lo demás en tu vida. Si Dios no es el número uno en tu vida, algo más lo va a ser, y te controlará negativamente. Cuando Cristo controle tu vida, Él siempre te llevará en la dirección correcta.
 
Romanos 6: 12-13 dice: No permitan que el pecado controle la manera en que viven; no caigan ante los deseos pecaminosos... En cambio, entréguense completamente a Dios, porque antes estaban muertos pero ahora tienen una vida nueva. Así que usen todo su cuerpo como un instrumento para hacer lo que es correcto para la gloria de Dios” (NTV). 
 
¿Cuáles son los pasos para decidirte dejar que Cristo tenga control de tu vida?
 
  • Admite que has estado tratando de ser Dios.
  • Admite que no puedes cambiar por tu propia cuenta.
  • Humildemente pídele a Dios que te ayude a cambiar.
  • Se sincero con alguien sobre las cosas que necesitan cambiar en tu vida.
  • Dale a Jesucristo el control y autoridad total de tu vida.
 
¿De verdad quieres cambiar? ¿Estás dispuesto a hacer estas cosas? Tal ves estas diciendo; “Estoy tan cansado de intentarlo y fallar.” Dejar de intentarlo. En lugar de esto, comienza a confiar. El Señor te da la opción de depender de Él o depender de ti mismo. El resultado es libertad o frustración.
 
¿Por qué no darle todo a Cristo? ¿Qué puedes perder?
 
Medita en esto:
 
¿Qué rasgos de carácter o circunstancias te impiden darle el control de tu vida al Señor?
¿De qué manera has estado tratando de ser tu propio dios?
¿Qué crees que significa entregarte completamente a Dios?
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s