ENCARA TU CRUDA REALIDAD

 

“Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad.” 1 Juan 1:8 (NVI)

El pecar siempre implica el auto-engaño. En el momento en que estás pecando, te estás engañando a ti mismo porque crees que lo que estás haciendo producirá mejores resultados, qué lo que Dios ya te ha dicho que hagas.

Para dejar de derrotarte a ti mismo, debes de dejar de estarte engañando a ti mismo. Tienes que echar una mirada honesta a tu vida, enfrentar tu cruda verdad, y tratar con tus problemas. ¿Qué es lo que estás fingiendo que no es un problema en ti vida? ¿A qué cosa o sustancia estás fingiendo que no eres adicto? ¿A qué le estás diciendo en tu vida “No es gran cosa”?

Realmente no importa si se trata de consumir drogas o de estar abusando de tu tarjeta de crédito, si estás leyendo pornografía o solo una novela barata. Lo estás haciendo para tratar de escapar de tu dolor y de tu pecado. Pero no vas a ser sano de todo eso hasta que primero reconozcas la raíz de tu problema.

No tienes que llegar a tocar fondo antes de que realmente cambies. Hay llamadas de atención en todo momento a tú alrededor, y no las estas escuchando. En lugar de atenderlas, te estas dirigiendo hacia un camino de auto-destrucción.

¡Pero no tienes que vivir de esa manera! Puedes reconocer la raíz del problema y tratar con ésta.

Tristemente he visto que el mayor problema, es que la gente espera mucho tiempo antes de pedir ayuda. Entonces es casi imposible resolverlo. Habrá señales de advertencia en todo momento y lugar para un matrimonio, y luego de repente el esposo o la esposa se rinde y lo abandonan. El que queda en el hogar vacío se pregunta: “¿Qué puedo hacer ahora?” No mucho. Deberías haber estado trabajando en ello desde mucho antes. La mayoría de las personas están en negación y esperan hasta que ya es demasiado tarde, y pasan por un dolor innecesario.

La Biblia dice: “Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad.” 1 Juan 1:8 (NVI)

¿Cuáles son las preguntas difíciles que debes hacerte sobre el pecado en tu vida? ¿Cuáles son las señales de advertencia que has estado ignorando?

Si quieres ser sano y libre, tienes que reconocer la raíz de tu problema. Tienes que enfrentar la cruda realidad acerca de ti.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿De qué manera el orgullo te impide reconocer la raíz de tus problemas?
  • ¿Por qué pensamos tan a menudo que sabemos mejor que Dios lo que es mejor para nosotros?
  • ¿Qué crees que Dios quiere que hagas después de enfrentar la verdad acerca de los problemas en tu vida?
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s