YA SUPÉRALO… PERDONA Y CONTINÚA CON TU VIDA

 

“Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda. Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes, así que ustedes deben perdonar a otros. Colosenses 3:13 (NTV)

Muchos de nosotros tenemos a alguien en nuestras vidas que nos ha hecho algo malo, algo hiriente o quizás aún algo peor; y a lo mejor fue alguien cercano y a quien amamos. En nuestras mentes pensamos: “Sé que lo cristiano es perdonar, así lo haré. Le perdonaré tan pronto me lo pida y me ofrezca una disculpa” 

El problema con esto, es que aún te aferras al dolor infringido. Y la verdad es que esa persona tal vez nunca te pida perdón. Puede que nunca te diga que lo siente, porque ni lo siente ni lo entiende, o puede ser que ni siquiera se dio cuenta de lo que hizo. Y entonces terminarás patinando sobre el mismo lodo que la otra persona ha olvidado que hizo hace tiempo. ¡Y esto te está carcomiendo por dentro!

Nunca te aferres a una herida o dolor, porque el resentimiento te desgarra y te deshace. El resentimiento es como beber veneno y esperar que mate a alguien más. No funciona. Tienes que decidir que, antes de que pase algo más, vas a perdonar a esa persona.

Jesús dijo esto, incluso en las circunstancias más extremas, mientras estaba colgado en la cruz: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34a NVI).

Entonces, ¿Qué harías tu en estas circunstancias? Cuando batalles para perdonar a alguien, recuerda el gran regalo que recibiste de tu Padre celestial, su perdón.

Recuerda este versículo en Colosenses 3:13: Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda. Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes, así que ustedes deben perdonar a otros. “ (NTV). Sería muy bueno memorizarlo y llevarlo contigo durante todo el día, porque de seguro lo vas a tener que utilizar frecuentemente. 

La expresión “Sean comprensivos”, proviene de la palabra griega que significa “soportar, aguantar, ser tolerante”. Básicamente significa darle otra oportunidad a la gente. Jesús dijo: Bienaventurados los compasivos, porque serán tratados con compasión (Mateo 5:7 NVI).

Si quieres la bendición de Dios en tu vida, una de las maneras en que la recibes es siendo misericordioso.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿A qué herida todavía estás aferrado?
  • ¿Qué necesitas hacer hoy para que tu dolor no se convierta en resentimiento?
  • ¿Cómo definirías la misericordia?
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s