PERDONAR TE BENEFICIA MÁS A TI, QUE A NADIE MÁS

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.”  Lucas 23:34a (NTV)

El perdón puede ser la cualidad más mal entendida y consecuentemente pésimamente usada, esta siendo muy mal aplicada en nuestra cultura. Creemos saber lo que es el perdón, pero no es así. Antes de seguir leyendo, tomate un minuto para responder este corto cuestionario, seleccionando si cada frase es verdadera o falsa.

  1. Una persona no debe ser perdonada hasta que lo pida.
  2. El perdón incluye minimizar la ofensa y el dolor causado.
  3. El perdonar incluye restaurar la confianza y re establecer la relación.
  4. No has perdonado realmente hasta que olvides la ofensa.
  5. Cuando veas a alguien herido, es tu deber perdonar al ofensor.

Cuando lees la Biblia y ves lo que Dios tiene que decir acerca del perdón, descubres que todas estas cinco declaraciones son falsas. ¿Qué tal te fue?

Vamos a pasar los siguientes días viendo lo que realmente es el perdón, porque la mayoría de las personas no entienden su significado y trascendencia.

Primero, el perdón verdadero es total y completamente incondicional. No hay nada que agregarle. No te lo puedes ganar. No te lo mereces. No tienes que rogar para que te perdonen. El perdonar no está basado en la promesa de “nunca lo volveré a hacer”. Lo ofreces a alguien, te lo pida o no.

Cuando Jesús extendió sus manos en la cruz y dijo, “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”, nadie le pidió que lo hiciera (Lucas 23:34ª NVI). Nadie tuvo que decirle: “Por favor, perdóname Jesús, por lo que te hemos hecho”. Él simplemente otorgó el perdón. Él tomó la iniciativa.

Segundo, el perdón no es minimizar la seriedad de la ofensa. Cuando alguien te pide que lo perdones y tu le dices, “No fue gran cosa. Realmente no me moleste”, el hacer esto en realidad devalúa completamente el perdón. Si no fue la gran cosa, entonces no se requiere de ser perdonado ni tampoco se tiene que perdonar.

Perdonar sólo es para las cosas grandes. No usas el perdón para accidentes y faltas de respeto que sean un tema menor. Si alguien realmente requiere de tu perdón, entonces no debes minimizarlo cuando alguien te pida perdón. No deberías de decir: “no tiene importancia”. ¡Claro que sí tiene importancia! Si en verdad no la tuviera, solo di: “No necesitas pedir perdón por ello”. Pero si realmente tiene importancia, necesitas admitirlo.

Hay muchos temas de importancia en la vida. ¿Ya te diste cuenta de eso? Pero hay una gran diferencia entre ser lastimado y ser agraviado. El ser lastimado requiere paciencia y aceptación, no del perdón, porque la persona no lo hizo con mala intención. Pero el ser agraviado, sí requiere del perdón.

Recuerda que el Espíritu del Señor te dará la gracia y el poder para perdonar al caminar en fe con Él.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cuáles son las heridas por las que has estado esperado que se disculpen, pero que solo necesitas aceptarlas?
  • ¿Por qué es tan difícil ofrecer el perdón a alguien que no te lo ha pedido? ¿Cómo puedes dejar pasar esto?
  • ¿Cómo cambia tu actitud sobre el perdón cuando consideras lo que Cristo te ha perdonado?

https://www.youtube.com/user/MinisteriosGPL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s