BUSCA RESOLVER, Y NO SOLO CULPAR

 

“Ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno.” Colosenses3:8 (NVI)

Todos tenemos sólo una cierta cantidad de energía emocional. En una discusión donde estés tratando de resolver un conflicto, puedes usar esta energía para asignar la culpa, o para arreglar el problema. No tienes suficiente energía para hacer ambas cosas. Así que debes preguntarte ¿qué es lo más importante? culpar a la otra persona o arreglar el conflicto.

Arregla el problema, y no te distraigas buscando a quien culpar.

Cada matrimonio necesita establecer algunas reglas básicas para discutir, y definir claramente que palabras simplemente no se van a utilizar en cualquier altercado. Hay algunas cosas que nunca, nunca debes decir en un matrimonio – porque son “armas de destrucción masiva”.

Durante la Guerra Fría, cuando la Unión Soviética y los Estados Unidos eran oponentes acérrimos, Estados Unidos tenía miles de misiles intercontinentales apuntados a los soviéticos. Con la capacidad de destruir toda la Unión Soviética. Pero al mismo tiempo, la Unión Soviética tenía miles de misiles intercontinentales apuntando a los Estados Unidos, teniendo la capacidad de destruir completamente los Estados Unidos. 

Incluso cuando se estaba en el peor momento de la guerra fría y había una enorme tensión, ambas partes tuvieron la suficiente cordura como para definir que algunas armas simplemente no se podían utilizar, porque eran de una total y garantizada destrucción mutua. Si tú usas las tuyas, nosotros usaremos las nuestras y vamos a destruirnos mutuamente. Por lo tanto, aun cuando estaban en lados opuestos del problema, pudieron al lo menos ponerse de acuerdo en no utilizar esas armas.

De la misma manera, tú nunca deberás de recurrir en tu matrimonio, a las “armas de destrucción masiva”, tales como la amenaza de divorcio, amenazar con irse de casa o involucrar a los padres y suegros. Tendrás que aceptar que sin importar que tan enojados estén, esas palabras estarán fuera de todo límite, porque destruyen la relación aniquilando la confianza. 

La Biblia es muy específica sobre lo que está fuera de límites. Colosenses 3:8 dice: “Ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno.” (NVI). Estas son las armas de destrucción masiva.

La razón por la que debemos buscar solucionar el problema y no buscar a quien echarle la culpa, es porque culpar a alguien es una forma de juzgar, y sólo Dios tiene el derecho de juzgar. Tú no eres el juez. No puedes saber las motivaciones de la otra persona. ¡La mayoría de las veces no conoces tus propias motivaciones! Sólo Dios lo sabe. Deja que Él sea el juez, para que puedas enfocarte en solucionar el conflicto.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cuáles podrían ser las “armas de destrucción masiva” que han sido usadas en tu matrimonio?
  • ¿Cómo puedes dejar de buscar al culpable, en lugar de arreglar el problema?
  • ¿Por qué es importante establecer límites para tener una “discusión constructiva” en una relación?
 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s