NO TE “ENGORILES”

 

“El miedo a los hombres es una trampa, pero el que confía en el Señor estará protegido.” Proverbios 29:25 (DHH)

Si de verdad quieres controlar la ira en tu vida, debes de basar tu identidad en Jesucristo, viviendo en la verdad de que Él te ama incondicionalmente, que eres muy valioso para tu Señor y que tu Padre celestial tiene un incomparable plan para tu vida.

Si estás basando tu identidad en cualquier otra cosa, lucharás arduamente contra la inseguridad a lo largo de toda la vida. Puedes construir tu identidad en base a tu trabajo, pero puedes perder ese fenomenal trabajo. Puedes edificar tu identidad en base a la buena apariencia que tienes, pero podrías perderla. Puedes basar tu identidad en base a la persona con la cual te has casado, pero él o ella van a morir. Puedes fincar tu identidad en base a tu popularidad, pero no siempre vas a ser popular.

Si construyes tu identidad en base a cualquier otra cosa que puedas perder, vas a vivir inseguro, y esa inseguridad es la raíz de tu ira. Hasta que no empieces a sentirte seguro de ti mismo, la gente estará “presionando tus botones de lanzamiento de tus misiles de ira” Cuando tú sepas lo qué eres y a quién le perteneces, la gente no podrá “presionar tus botones”. La gente no podrá sacarte de tus cabales. La ira y la inseguridad van juntas. Cuanto más inseguro te sientas, mayor será tu ira.

La Biblia dice en Proverbios 29:25 “El miedo a los hombres es una trampa, pero el que confía en el Señor estará protegido” (DHH).

Cuando te enojas, tu boca revela lo que hay dentro de tu corazón. Una lengua áspera revela un corazón enojado. Una lengua negativa revela un corazón temeroso. Una lengua jactanciosa revela un corazón inseguro. Una lengua que habla sin detenerse revela un corazón inestable. Una lengua de juicio revela un corazón culpable. Una lengua que critica revela amargura en el corazón. Una lengua sucia revela un corazón impuro.

Por otra parte, una lengua que anima revela un corazón feliz, una lengua gentil revela un corazón amoroso y una lengua que se controla revela un corazón pacífico.

Eres conciente de que necesitas deshacerte de tu problema de ira, ¿verdad? Necesitas un trasplante de corazón. Afortunadamente, tu Creador es especialista en trasplantes de corazón. ¡Y a esto se le llama Salvación! Y es cuando el Señor te da un corazón nuevo y una nueva identidad. Entonces ya no tendrás que encontrar tu identidad en el trabajo o en tu cuenta de banco o en tu apariencia o en tus relaciones, porque tu identidad estará en lo que tu Padre Celestial dice de ti.

El Señor Jesús puede curar las tres cosas que son las causantes de tu ira: el dolor, la frustración y el temor. Jesucristo puede curar tu corazón herido con Su amor. Jesús puede remplazar tu corazón frustrado con Su paz. Jesús puede remplazar tu corazón inseguro con un corazón lleno de Su amor y fortaleza.

Si cargas a un bebe que esté llorando y lo abrazas cariñosamente, de tal forma que se sienta calientito y seguro, esta acción detendrá su llanto. Esto calmará su enojo. De la misma forma, cuando tú te sientas aceptado y seguro en Jesucristo, tu ira desaparecerá. 

Tal vez necesitas hacer esta oración, acompáñame repitiéndola: “Querido Señor, admito que tengo un problema con mi enojo. Permito que otras personas me saquen de control, y no pienso antes de hablar. Te pido que me ayudes. Ayúdame a reflexionar antes de reaccionar. Ayúdame a aprender a liberarme apropiadamente de mi ira. Quiero encontrar mi identidad en ti. Me rindo completamente a ti. Sálvame. En el nombre de Cristo Jesús, Amen”  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s