Y TÚ; ¿ERES UN DADOR O UN TOMADOR?

 

“Nosotros somos obra de Dios, creados en Jesucristo para realizar las buenas obras que Dios ya planeó de antemano para que nos ocupáramos de ellas.” Efesios 2:10 (PDT)

Dios no te puso en esta vida solo para que la vivieras para ti mismo. Él quiere que contribuyas para que el mundo sea un mejor lugar para vivir.

Cada vez que escucho a alguien decir “Solo vivo esperando que llegue el fin de semana.” Me dan ganas de decirle; “¿Y entonces porque el Creador debería mantenerte con vida?” Si no estás cumpliendo con el propósito para el cual fuiste creado y puesto en este mundo, te estás perdiendo de la razón más importante para vivir.

Efesios 2:10 dice esto: “Nosotros somos obra de Dios, creados en Jesucristo para realizar las buenas obras que Dios ya planeó de antemano para que nos ocupáramos de ellas.” (PDT)

Hay una palabra exacta que define esto: Ministerio. Todo cristiano es un verdadero ministro. Aunque no todos los cristianos son sacerdotes o pastores, pero todo cristiano, sí que es un ministro… Porque usa sus talentos y sus dones para el beneficio de otros, para ser un contribuidor, y no solo un robador y tomador.

La Biblia dice 58 veces. “Ámense unos a los otros, cuídense unos a los otros, oren unos por los otros. Aliéntense unos a otros, ayuden unos a los otros, aconsejen unos a los otros, apoyen unos a los otros” y así sucesivamente. Nuestro ministerio es la ayuda mutua entre miembros de la familia de Dios. Esa es la forma en que fuimos diseñados por Dios

La verdad es esta; el servir al Señor sirviendo a otros, no es nada fácil. Muchas veces vas a decepcionarte y desilusionarte (y yo soy experto en esto). Entonces, ¿qué puedes hacer cuando empieces a desilusionarte? Tienes que recordar dos cosas.

Primera, recuerda que vas a recibir una recompensa eterna. La Biblia dice que “Dios no es injusto. No olvidará con cuánto esfuerzo han trabajado para él y cómo han demostrado su amor por él sirviendo a otros creyentes como todavía lo hacen.” Hebreos 6:10b (NTV).

Vas a ser recompensado eternamente, por todo lo bueno que hagas, sin importar como reaccionaron a tus acciones.

Lo Segundo para recordar, es que Dios usa cada pequeño detalle, para el cumplimiento de su plan para tu vida. Nada es insignificante cuando sirves al Señor. Nada de tu servicio es insignificante, inútil o vano. “Mis amados hermanos, permanezcan fuertes y constantes. Trabajen siempre para el Señor con entusiasmo, porque ustedes saben que nada de lo que hacen para el Señor es inútil.”  1 Corintios 15:58 (NTV).

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cómo te caracterizas en la familia de Dios, como alguien que toma o alguien que da?
  • ¿Por qué a veces es tan difícil servir a otras personas?
  • ¿Qué cosa pequeña o insignificante Dios te ha pedido que hagas en tu ministerio donde necesitas un cambio de actitud?
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s