TU FE EN ACCIÓN

 

 

“No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos.” Gálatas 6:9 (NVI)

 

El fracaso nunca es el final del camino ni es definitivo. Tú nunca eres un fracasado, hasta que renuncias y te das por vencido; ¡y siempre es demasiado pronto para renunciar! No se determina la grandeza de una persona por su talento, su riqueza, o su educación. La grandeza de una persona se determina por lo que se requiere para desanimarlo.

Entonces, ¿qué es lo que se necesita para desanimarte de seguir en la búsqueda de tu sueño? Pudiera ser algo tan simple como que un amigo, compañero de trabajo o miembro de tu familia te diga: “No creo que eso sea una buena idea.”

La Biblia dice en Gálatas 6:9, “No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos” (NVI). ¿Quieres saber cuántas veces he querido renunciar? Cada lunes por la mañana cuando pienso, “Dios mio, seguramente alguien podría haber hecho un mejor trabajo que el que yo hice ayer. Esta es demasiada responsabilidad.”

Pero Dios me dice, “Solamente persiste en persistir.” Frecuentemente no soy realmente brillante, pero no sé cómo renunciar. No sé cómo darme por vencido.

Dios trabaja en tu vida de acuerdo a tu fe. La Biblia dice, “Sin fe es imposible agradar a Dios” y “Lo que no proviene de fe es pecado” y “Conforme a tu fe te sea hecho.” Entonces, ¿qué estás haciendo en tu vida, que requiera de fe? Necesitas preguntarte a ti mismo cada día al levantarte, “Señor mio, ¿qué puedo hacer hoy que requiera fe?” Esa es una pregunta importante, porque eso es lo que va a agradar a Dios.

Hay muchas cosas en tu vida sobre las cuales no tienes el control. No pudiste controlar quienes fueron tus padres, cuando y donde naciste, o cuál es tu raza o nacionalidad. No tuviste el control de los dones y talentos que te fueron dados. Tú no decidiste tu apariencia.

Pero tú, sí tienes el control total sobre lo mucho que elijas creer en Dios y creerle a Él. El Señor usa a las personas que esperan que Él actúe, que nunca se dan por vencidas; a temerarios que toman riesgos de fe, quienes toman el sueño de Dios para su vida y van tras él. Es tú elección ser la clase de persona que Dios usa para cumplir Sus planes en esta Tierra.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Qué cosas te desaniman y evitan que persigas tus metas?
  • ¿Cómo piensas que Dios quiere que respondas a esas circunstancias?
  • ¿Qué acto de fe te está pidiendo Dios para el día de hoy?
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s