TÚ ERES LA DIFERENCIA PARA ALGUIEN EN DOLOR

 

 

“Alienten a los tímidos. Cuiden con ternura a los débiles. Sean pacientes con todos.” 1 Tesalonicenses 5:14b (NTV)

Cuando estés ministrando a un amigo que está muriendo, debes brindarle tu presencia física, pero también una ayuda práctica. ¿Y qué significa esto? Significa que harás lo que sea necesario hacer para ayudar a tu amigo, incluso ayudarlo en cosas pequeñas pero prácticas.

Las personas que están muriendo por lo general no se sienten nada bien. Con frecuencia están en dolor. Y tú puedes brindarles apoyo al atender las pequeñas cosas que pueden hacer para ellos una gran diferencia. Pregúntales; ¿quieren tener las luces apagadas o prendidas? ¿Apeteces un poco de agua? ¿Te gustaría un masaje en la espalda? Muestras amor al ofrecer ayuda práctica para aliviar el malestar y dolor.

No tengas miedo de hacer este tipo de preguntas. No tengas miedo de dar sugerencias. La Biblia dice, “Alienten a los tímidos. Cuiden con ternura a los débiles. Sean pacientes con todos” (1 tesalonicenses 5:14b NTV).

Cuando las personas están en dolor y no son felices, o cuando las personas están muriendo, con frecuencia se ponen irritables porque no se siente bien. Tu les muestras compasión cuando actúas de forma relajada y les muestras aceptación, cariño y paciencia.

¿Por qué es tan importante esto? Porque otro de los grandes temores que tienen las personas cuando están postradas o saben que están muriendo, es el miedo a perder el control. Primero, ya no pudieron salir a la calle solos, ahora ya no pueden caminar o levantarse de la cama o usar el baño por sí mismos.

Pero tu puedes ministrar a una persona en estas situaciones, simplemente estando consciente de sus necesidades, y también dándoles la opciones de cómo quieren que éstas necesidades sean satisfechas. Cada vez que les das una opción, les estás regresando el control de su vida. “¿Quieres tener las pantuflas puestas o te las quito?” “¿Quieres que cambie de canal? ¿Qué te gustaría ver?” “¿Quieres tu desayuno ahora o después?”. No te puedes imaginar lo que significa para una persona postrada, el sentir que tiene de nuevo el poder de decidir. 

A veces el más pequeño gesto o ayuda puede hacer un impacto enorme en alguien que está enfrentando la muerte. Tu presencia es todo un ministerio, lo mismo que tu compasión a través de una ayuda práctica.

Reflexiona sobre esto

  • ¿Cómo cambia tu actitud al conocer el impacto que tu presencia y los pequeños gestos hacen en un amigo que está muriendo?
  • Si estuvieras enfrentando a la muerte, ¿cómo te gustaría que te ministraran tus amigos y seres queridos?
 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s