PARA TU BENDICIÓN FINANCIERA; PONLO A ÉL PRIMERO

 

 

“Busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.” (Mateo 6:33 NVI)

 

Lo que quieras que Dios bendiga en tu vida, solo ponlo a Él en primer lugar, en esa área en especial. ¿Quieres que Dios bendiga tu negocio? Ponlo a Él primero en tu negocio. ¿Quieres que Dios bendiga tu matrimonio? Ponlo a Él primero en tu matrimonio. ¿Quieres que Dios bendiga tu tiempo? Ponlo a Él primero en tu tiempo. ¿Quieres que Dios bendiga tus finanzas? Ponlo a Él primero en tus finanzas.

En lo que sea que pongas primero a Dios, eso exactamente es lo que Él bendecirá. Mateo 6:33 dice “Busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.” Tienes que tomar la firme decisión de que vas a empezar a diezmar y que vas a empezar a ahorrar; incluso, aunque esto signifique que vas a vivir con menos dinero, para que puedas hacer estas dos cosas.

Tú puedes vivir con cualquier cantidad de dinero que tengas, ¡esta es tu decisión y privilegio!  Nadie te obliga a manejar una clase de auto específico, ni a vivir en un tipo de casa en especial, o a pagar ciertos tipos de gastos.

Dios quiere que des y quiere que ahorres. Si diezmas el 10 % y ahorras el 10 %, esto significa que vivirás con el 80 % de tus ingresos

Supongamos que tu ingreso son de $10,000 al mes, y que inicias este plan a los 40 años de edad. Pasados 20 años, cuando tengas 60 años de edad, habrás dado $240,000 a los propósitos de Dios para este mundo, y tú habrías puesto en ahorros e inversiones otros $240,000, qué mas los rendimientos que generaron en esos 20 años; posiblemente alcanzarán conservadoramente los $480,000.

Esto podría significar grandes cambios para la forma de vida de tu familia.  Esto podría significar hacer sacrificios y renunciar a algunas “lujos” que te estas dando. ¡Pero esto sí funciona! Dios siempre cumplirá sobre-abundantemente en las áreas en las que lo pusiste a Él en primer lugar.

A esto yo le llamo TU PRIORIDAD MÁXIMA.

 

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Crees que el ahorrar dinero tiene que ver con poner a Dios primero?
  • ¿Cuáles son los elementos a los que estas más aferrado? ¿Cómo esas prioridades podrían competir con Dios en tu vida?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s