ORA DE MANERA ASERTIVA

 


 [Nehemías] “y dije: Oh Señor, Dios del cielo, Dios grande y temible que cumples tu pacto de amor inagotable con los que te aman y obedecen tus mandatos, ¡escucha mi oración! … Confieso que hemos pecado contra ti … ‘Te suplico que recuerdes lo que le dijiste a tu siervo Moisés: “Si me son infieles los dispersaré entre las naciones; pero si vuelven a mí y obedecen mis mandatos y viven conforme a ellos, entonces aunque se encuentren desterrados en los extremos más lejanos de la tierra, yo los volveré a traer al lugar que elegí para que mi nombre sea honrado.’ … Te suplico que hoy me concedas éxito y hagas que el rey me dé su favor. Pon en su corazón el deseo de ser bondadoso conmigo».” (Nehemías 1:5-11 NTV)

 

 

Veamos hoy los cuatro secretos para obtener la respuesta a tu oración, tomados de la vida de Nehemías:

Basa tu petición en el carácter de Dios. Ora de tal manera que demuestre que tienes la certeza de que Dios te responderá“Espero tu respuesta a esta mi oración, por causa de quién eres. Tú eres un Dios fiel. Eres un gran Dios. Eres un Dios de amor. Eres un Dios maravilloso. ¡Tú puedes manejar este problema, mi Señor!”

Confiesa los pecados de los que eres consciente. Después de que Nehemías basó su oración en quién es Dios, el confesó sus pecados. No era culpa de Nehemías que Israel estuviera en cautividad. Ni siquiera había nacido cuando eso pasó; el nació durante la cautividad. Aun así, él se incluyó en los pecados de la nación de la época cuando fueron llevados cautivos. Él dice: “Yo he sido parte del problema”

Reclama la promesa de Dios. Nehemías oró al Señor, diciendo, “Recuerda lo que le dijiste a tu siervo Moisés”, ¿Te lo puedes imaginar diciéndole a Dios “recuerda”? Nehemías le recordó a Dios una promesa que le había hecho a la nación de Israel, De hecho, él oró así: “Dios, advertiste a través de Moisés que, si éramos infieles, perderíamos la tierra de Israel. Pero también prometiste que, si nos arrepentíamos, nos restituirías”.

¿Acaso Dios necesita que le recordemos algo? No. ¿Se le han olvidado sus promesas? No. ¿Entonces por qué hacemos esto? Porque nos ayuda a recordar lo que Dios nos ha prometido.

Se muy específico en lo que pides. Si quieres respuestas específicas a tu oración, entonces has peticiones específicas. Si tus oraciones consisten de peticiones ambiguas y generales, ¿Cómo podrás saber si son contestadas?

Nehemías no se distrajo orando pidiendo tener éxito. Él estaba firme, claro y específico en su oración. ¿Has orado en alguna ocasión de esta manera: “Dios mio, ¿me haces exitoso”? Sí no lo has hecho, que bueno, porque te has evitado una decepción al no recibir nada.  

¿Y está bien pedirle a Dios que te haga exitoso? ¡Todo depende de tu definición de éxito! Yo creo que esta es una buena definición de éxito: “Cumplir el propósito de Dios para mi vida en fe, amor, y en el poder del Espíritu Santo”. Este es un motivo de vida que vale la pena orar por el con toda confianza.

Reflexiona sobre esto:

Considera esto: Si no puedes pedirle a Dios que te haga exitoso en lo que hoy estás haciendo, entonces deberías estar haciendo otra cosa. Dios no quiere que desperdicies tu vida.

¿Cuáles son las promesas de Dios en las que necesitas apoyarte hoy?

  https://www.youtube.com/user/MinisteriosGPL   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s