TU TIENES EL PODER DE DECIDIR PERDONAR

 

 

“Sabemos que nuestra vida de antes murió con Cristo en la cruz para que fuera destruido lo que desea pecar dentro de nosotros.” (Romanos 6:6 PDT)

Romanos 6:6 dice Sabemos que nuestra vida de antes murió con Cristo en la cruz para que fuera destruido lo que desea pecar dentro de nosotros.” ¿Y qué significa: “lo que desea pecar dentro de nosotros”? Esto significa que nuestra inclinación natural es hacia lo malo. 

Mi reacción natural cuando alguien me hiere, es herirlo también. Mi inclinación natural cuando alguien dice algo malo de mi, es enojarme y decir algo malo de esa persona, guardándolo en mi mente y corazón y nunca olvidarlo. Todas las reacciones que de manera natural tengo, solo empeoran las cosas.

Sin embargo, tenemos la capacidad de romper esas cadenas de amargura, culpa, resentimiento y preocupación. Tenemos el poder de liberarnos del pasado y de sus malos recuerdos, porque tenemos la opción de perdonar.

Déjame preguntarte algo muy importante; ¿Qué tanto deseas estar completamente sano de esa herida? ¿Qué tanto deseas soltar eso que te carcome y dejarlo ir? ¿Te agrada seguir con el peso de todo esto sobre tu vida, haciéndote una persona amargada, gruñona y miserable?

¿Qué tanto deseas deshacerte de ese dolor? ¿Estás cansado de seguir con lo mismo?… Dices: “He revivido esto en mi mente miles de veces, y cada vez que lo recuerdo, me vuelve a doler. Todo lo que me hizo mi padre, todo lo que me hizo mi hermano, mi mamá, mi esposo, etc. cada vez que me acuerdo, me sigue lastimando.”

La cruz tiene el poder de liberarte de todas las ataduras, cargas, dolores, resentimientos y tristezas. No existe otra manera de deshacerte de todas estas emociones y sentimientos que estas llevando a cuestas, sólo la cruz. Jesús en la cruz rompió el poder de las cadenas del pecado y de la muerte que hay en tu vida.

Piensa en esa persona a la cual necesitas perdonar, aquella persona que sembró una semilla de amargura en tu corazón, y eleva esta oración a Dios:

“Padre celestial, solo tú conoces cuanto me ha herido esta persona. No quiero seguir cargando este dolor ni un segundo más. No quiero ser una persona amargada, necesito tu gracia y el poder de la cruz para liberarme y perdonar a los que me han herido. Hoy es el momento de un nuevo comienzo. Lo primero: necesito urgentemente experimentar tu perdón. Tú sabes todo lo que he herido a otros, y me arrepiento de mis pecados. Jesús, gracias por haber dado tu vida en la cuz por mí, acepto tu gracia y tu perdón. Los necesito a diario. Hoy, regreso a ti y decido perdonar, así como tú me has perdonado. Cada vez que los recuerdos regresen, volveré a perdonar a esa persona hasta que el dolor desaparezca. Sana mi corazón con tu gracia, En el nombre de Cristo Jesús. Amen.” 

  https://www.youtube.com/user/MinisteriosGPL  

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s