OBEDECER… TU MEJOR DESICIÓN

 

 

“Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando.” (Juan 15:14 NTV)

Jesús dijo en Juan 15:14, “Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando” (NTV).

No puedes decir que amas al Señor Jesús, y vivir como el diablo mismo. No puedes decir que eres cristiano, y vivir tu vida centrado en ti mismo. No puedes decir que eres un seguidor de Jesucristo y solo eligir los versículos bíblicos que deseas escuchar, y haces caso omiso de los que no te gustan porque te hacen sentir incomodo (perdonar, diezmar, etc). Jesucristo dice que eres su amigo si obedeces sus mandamientos.

¿Y por qué obedecemos al Señor? Los no creyentes siempre se equivocan al interpretar esto; ellos dicen: “No quiero ser cristiano, porque no quiero hacer lo que Dios pide. Ustedes los cristianos obedecen al Señor por sentimientos de culpa o por miedo u obligación, y yo no quiero eso para mi vida”.

¿Pero por qué obedecemos a Dios? ¡Porque nos ama! Él quiere lo mejor para nosotros. Él nos ama como nadie más nos amara. La Biblia dice que la única razón por la que hay amor en el mundo, es por que Dios es amor. Nosotros no obedecemos a Dios por miedo, culpabilidad o por obligación. Le obedecemos por amor, porque Él nos amó y nos salvó.

Seguramente algunos de tus conocidos y compañeros de escuela o trabajo te han dicho en alguna ocasión: “Tú eres una persona muy limitada y aburrida.” Y si les preguntas por que dicen eso, te responderán: “Porque eres cristiano, y no puedes hacer ninguna de las cosas con las que el resto de nosotros nos divertimos”.

Cuando te encuentres en medio de una conversación de este tipo, respóndeles: “Puedo beber todo lo que quiera beber, incluso drogarme con lo que mas se me antoje. Puedo hacer todo lo que me plazca. Puedo ir a todas las fiestas que quiera. Puedo ir a la cama con tantas mujeres como yo quiera.” Pero aquí está la gran diferencia: Jesucristo cambió “mi querer. Yo no quiero hacer esas cosas. Son solo emociones baratas y falsas que te rebotan en la cara tirándote al suelo. Pueden parecer actos de completa libertad, pero en verdad son profundamente esclavizantes. No duran, y solo te conducen a la desesperación por perder tu dignidad, que te lleva a la depresión, sin esperanza alguna.

Juan 15:9-11 dice: Yo los he amado a ustedes tanto como el Padre me ha amado a mí… Cuando obedecen mis mandamientos, permanecen en mi amor, así como yo obedezco los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.  Les he dicho estas cosas para que se llenen de mi gozo; así es, desbordarán de gozo.” (NTV)

Dios no quiere que le obedezcas porque le temes a muerte, por miedo al castigo. Él quiere que le obedezcas porque le amas y porque eso te llena de paz, gozo y razón de vivir.

Reflexiona sobre esto:

  • Para obedecer, tienes que saber lo que Dios quiere que hagas. ¿Cómo sabes lo que Dios te pide que hagas?
  • ¿Como ves la obediencia a Dios, como algo que te lleva a restricciones o a libertad? ¿Por qué?
  • ¿Cómo pueden los padres enseñar a sus hijos a obedecer por amor y no por miedo?
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s