DEJA UN LEGADO, NO SOLO UNA HERENCIA

 

“Pensemos en maneras de motivarnos unos a otros a realizar actos de amor y buenas acciones.”(Hebreos 10:24 NTV)

Las familias extraordinarias enseñan a sus hijos que ellos no son el centro del universo. Enseñan a sus hijos que Dios los hizo y los formó para una misión en especial. Esas familias modelan con su ejemplo la dedicación, el servicio, la generosidad y la oración. Las familias promedio no hacen estas cosas. Pero las familias fenomenales sí lo hacen.

Yo soy el hombre que hoy soy, en primer lugar, debido a mis padres. Ellos me inculcaron ciertos valores para servir y cuidar de otras personas.

Mi padre fue un empresario muy ocupado, pero siempre se daba tiempo para servir a Dios y ayudar a los demás. A pesar de sus multiples compromisos, abría su agenda para escuchar los problemas de otras personas y aconsejarlos. No le importaba si eran personas en pobreza extrema o en abundante holgura, a todos los trataba por igual. Siempre estaba dispuesto a compartir el amor del Señor a donde le invitaran, hasta que decidió abrir las instalaciones, que hasta la fecha, después de 45 años siguen en operación.  

Esto es lo que hacen las buenas familias. Enseñan con el ejemplo a mostrar amor, aceptación y a hacer buenas obras. A las buenas obras se les llaman Ministerio. También se les llama servicio.

Un buen ejemplo de esto es la familia de Cornelio en el libro de Hechos: “Él y toda su familia eran devotos y temerosos de Dios; realizaba muchas obras de beneficencia para el pueblo de Israel y oraba a Dios constantemente.” (Hechos 10:2 NVI).

¡Pero qué gran legado! ¿No te gustaría que algún día la gente escribiera esto de ti y tu familia?

Entonces haz esta oración:

“Amado Jesucristo, quiero vivir una vida admirable. Y quiero tener una familia admirable. Sé que no la voy a tener si solo vivo pensando en mí.

Así que hoy me entrego a ti. En cuanto a mí y mi casa, vamos a servirte a ti Señor. Quiero que mi familia sea un lugar de relajamiento y diversión, no sólo un lugar de trabajo, preocupaciones y negatividad.

Quiero que mi familia sea un lugar donde nos alentemos mutuamente a crecer constantemente. Quiero que seamos una familia que sea un refugio en la tormenta, un puerto seguro. Ayúdame a proteger a mi familia, no sólo sus cuerpos, sino también sus mentes. Quiero que mi familia te sirva al servir a otros. Ayúdanos a encontrar nuestra misión familiar y nuestro propósito como familia, para cumplir tu sueño cuando nos formaste como familia.

Ayúdame a enseñarles a mis hijos a ser generosos por medio de modelar la generosidad a Dios y a los demás. Ayúdame a tener una visión bifocal, no solo a preocuparme por mi familia, sino a enseñarles a preocuparse por el mundo a su alcance. Que modelemos el servicio y la generosidad, dedicación y oración. No puedo hacer esto por mí mismo, Señor. Así que te pido que vengas a mi vida y tomes el control completo de todas las áreas de mi ser y que me llenes del poder del Espíritu Santo para hacer lo correcto. En el nombre de Cristo Jesús. Amén.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s